Canadá este

Descubriendo los secretos de Canadá (II)

Si te has quedado con ganas de saber más sobre Canadá, especialmente si tienes pensado viajar al país americano próximamente, estás de suerte. Si en Descubriendo los secretos de Canadá (I) te recomendamos los lugares imprescindibles para visitar en la zona oeste de Canadá, ahora es el turno de conocer la zona este, la más cercana a la costa atlántica.

 

Cataratas del Niágara

Probablemente el lugar turístico más conocido del Canadá. Las Cataratas del Niágara se encuentran en Niágara, una especie de río que conecta los lagos Erie y Ontario situado en la frontera entre los dos países norteamericanos.

Es posible verlas desde el lado canadiense o el estadounidense, pero es el canadiense donde se concentran más turistas, pues permite una mejor vista. Además, la zona está plagada de hoteles y diferentes áreas creadas para la masa de visitantes que acuden cada año.  Especialmente conocido es el Maid of the Mist (”La Doncella de la Niebla”), un barco que navega bajo las cataratas.

Las impresionantes Cataratas del Niágara son de lo más visitado en Canadá.

 

Montmorency Falls

Siguiendo con la misma temática, a poco más de 10 quilómetros de la ciudad de Quebec están las de Montmorency, que presumen de ser (por 30 metros) más altas que las Cataratas del Niágara.

Las cataratas Montmorency son especialmente llamativas en invierno, época en la que se congelan y ofrecen un gran espectáculo a aquellos que se pasean sobre el puente colgante que cruza justo por encima de ellas.

Estas cataratas están dentro del Parc de la Chute-Montmorency, visita también recomendada para conocer en coche o andando, realizando cualquiera de sus espectaculares rutas.

 

Quebec

En la parte francófona de Canadá tenemos dos de sus ciudades más conocidas: Quebec y Montreal. Esta primera, la que más herencia francesa tiene, es además un lugar lleno de encanto.  Una de esas ciudades que invitan a pasear con tranquilidad y a perderse por sus calles. Es la única ciudad amurallada de toda Norteamérica y su casco histórico, el Viejo Quebec, es Patrimonio de la Humanidad desde 1985.

Su símbolo y edificio más bonito es el Château Frontenac, un hotel de lujo diseñado como un castillo del que se dice que es el hotel más fotografiado del mundo. ¡Ahí es nada! Además, cuenta con la bellísima basílica de The Sainte-Anne-de-Beaupré Shrine.

 

Montreal

A pesar de no dar nombre a la provincia, Montreal es la ciudad más grande de la región de Quebec, la principal villa de entre las de habla francesa y la segunda más poblada de todo Canadá.

La influencia europea también es fuerte aquí y encontramos edificios como la Basílica de Notre Dame, una joya del estilo neogótico. Si visitas Montreal tienes que pasear por su casco antiguo, que conserva algunas calles empedradas y tiene una gran vida cultural; y no dejes de acercarte al Puerto Viejo y fotografiar la Torre del Reloj. Este es un monumento conmemorativo a los marineros canadienses fallecidos en la Primera Guerra Mundial.

Montreal, Canadá

Torre del Reloj en Montreal, Canadá

 

Toronto

Como ciudad más grande del país, Toronto es por tanto también epicentro del sector turístico canadiense. La oferta de museos que visitar, locales a los que acudir o gastronomía que probar es inmensa.

En Toronto destacan las Toronto Islands, unas islas que gozan de una variada oferta de ocio desde la que se pueden sacar las mejores fotos de la ciudad. Subir a la CN Tower, punto álgido de Toronto; visitar el impresionante Museo de Casa Loma; ver un típico partido de hockey o comprar en uno de los mejores mercados del mundo, el St. Lawrence Market, son solo algunas de las posibilidades de una ciudad que enamora a todo el que la pisa.

 

Ottawa

En la parte oriental de Canadá tenemos otra de las ciudades más conocidas y la capital del estado: Ottawa. Terminamos este repaso por lo más destacado de la parte oriental del país con un lugar que se caracteriza por su vida política y por ser uno de los mejores lugares para vivir por los bajos niveles de desempleo.

En el apartado turístico encontramos junto al Río Ottawa la Colina del Parlamento, donde está la sede parlamentaria canadiense, en un impresionante edificio de estilo gótico. Una buena idea es navegar por el Canal de Rideau (sólo posible en verano) o pasear por alrededores, siempre llenos de grupos de gente que salen a disfrutar del buen tiempo cuando este se asoma. De la misma cadena que el hotel que ya mencionamos en Quebec, en Otawa la familia Fairmont posee el Fairmont Château Laurier, igualmente increíble. Y si te gusta el arte, te recomendamos la Galería Nacional de Arte, donde encontrarás obras muy importantes de todos los estilos.

 

Está claro que Canadá es uno de los países con mayor riqueza cultural y natural del mundo, ya que además, cuenta con un alto nivel de vida y educación que le ha permitido cuidar y valorar su patrimonio. ¿Ya te has decidido a visitar este país? ¡Consulta todas las posibilidades en Ama Viajes!