Cómo viajar con niños sin contratiempos

A menudo solemos oír como la gente reniega de los viajes con niños, se quejan de quienes lo hacen y afirman que llevar pequeños consigo es contraproducente a la hora de disfrutar de las vacaciones.
Sin embargo, llevar a cabo un viaje con tus hijos no tiene por qué ser una tarea difícil, sino que enfocándolo de la manera correcta será, sin ninguna duda, una de las mejores experiencias familiares.
Además, es muy importante que, desde pequeños, los niños conozcan otras culturas, adquieran gusto por viajar y tengan curiosidad por lo que ven.

En primer lugar, no cometas el error de pensar que por ser niños no necesitan sus papeles en regla. Desde grandes a pequeños, toda la documentación tiene que estar al día para no encontrar ningún problema al viajar a otro país.

Lleva siempre medicación de emergencia por lo que pueda ocurrir. Además de que los niños pueden resfriarse o lastimarse con mayor facilidad, seguramente soporten mucho menos el malestar, por lo que será necesario tener siempre a mano con que curar o calmar a los pequeños.

A la hora de hacer largos trayectos en los diferentes medios de transporte, o para distraerles cuando estén inquietos, llevar en el equipaje de mano un par de libros o algún juego educativo, puede salvarte de un caos seguro.

Hazle partícipe del viaje. Muéstrale a dónde iréis, qué veréis, pregúntale sus opiniones y si le apetece. De este modo le crearás expectativa y el niño acogerá la idea del viaje con los brazos abiertos.

Además, deberás planificar el viaje en función de sus horarios. Calcula sus horas de siesta, sus horarios para comer y por supuesto, dedícales siempre un rato para ellos. De este modo, los pequeños se liberarán de la tensión y cansancio que el viaje les pueda provocar, porque no nos olvidemos de que ellos no aguantarán el ritmo como nosotros.