¿Quieres conocer el hotel más alto del mundo y el más pequeño?

El Gevora Hotel es el hotel más alto del mundo y se encuentra en Dubai con una altura de 356 metros y un total de 75 pisos. Sólo un piso más que el JW Marriott Marquis que también se encuentra en los Emiratos Árabes.

El Gevora tiene 528 habitaciones, la gran mayoría de lujo, de entre 46 y 85 metros cuadrados. Cada uno de las plantas de este hotel cuanta con un mayordomo dispuesto a satisfacer todas las necesidades de sus huéspedes.

En sus instalaciones cuenta con cinco restaurantes que ofrecen una gran variedad de ambientes y cocinas; un spa; dos gimnasios, uno para hombres y otro para mujeres y una piscina cubierta.

Hay que destacar que las puertas giratorias del lobby están revestidas de oro macizo.

Sus ocho ascensores tardan 38 segundos en subir los 75 pisos y llegar a la espectacular piscina de la azotea donde se pueden ver las mejores vistas de la ciudad tomando un cóctel o dándose un baño.

Por el contrario, decir cuál es el hotel más pequeño del mundo es más complicado, podría ser el Central &Café de Copenhague. Este hotel de Dinamarca cuenta con un solo habitación de 12 metros cuadrados, eso si, con todo tipo de detalles y comodidades situado sobre la cafetería Granola Café, en el barrio de Vesterbro.

El Record Guinness no lo considera el más pequeño ya que entiende que la cafetería forma parte del hotel. Para ellos, el hotel más pequeño está en la región de Baviera, en Alemania, concretamente en Ambreng.

Cuenta con una sola habitación de 56 metros cuadrados que tiene televisión de pantalla plana, hilo musical, sofá, chimenea, bañera con hidromasaje y un precio de 240 euros la noche.